Método Funhouse

Funhouse es una casa donde los niños van después del cole.

Allí cocinan, meriendan, dibujan, charlan con sus amigos y juegan a mil juegos.

La única condición es que hay que hablar en inglés

y por eso hay unos profes muy majos que ayudan a los que tengan dudas

practicando con ellos y logrando que mejoren cada día.

Razones por las que nuestro método

funciona tan bien:

Pura Diversión

Los alumnos se divierten mientras los profesores se encargan de ayudarles a mejorar. El lenguaje surge de la manera más natural cuando merendamos y hablamos de lo que hicimos el último fin de semana, comentando una película nueva que nos ha gustado, explicando las reglas de un juego que a alguien se le ocurre, preparando tortitas o aprendiendo a dibujar algún personaje de nuestra serie favorita.

Ambiente perfecto

Funhouse es como una segunda casa donde pueden pasar una tarde genial. Tenemos cuatro estancias que están adaptadas para las distintas actividades. Hay una parte para cocinar y merendar, una sala con una gran mesa para arte y manualidades, un espacio diáfano para juegos más activos y un mini cine.

Participación

Una parte muy importante es la negociación que hacemos al llegar para elegir las actividades. No solo porque todos quieren hablar para elegir sus juegos favoritos, sino también para formar grupos y asegurar que todo el mundo disfrute. Aunque se haya preparado una actividad especial para el día, siempre damos cabida a sus ideas.

Familiaridad

Al compartir cada semana en un ambiente tan agradable los niños pronto se sienten muy cómodos y libres para expresarse y disfrutar. Gracias a los grupos pequeños los profesores llegan a conocer bien a los alumnos y pueden adaptarse a cada uno de ellos, conocer sus preferencias, charlar sobre sus intereses y convertirse en ese hermano mayor que le enseña.

Tiempo personalizado

Además de lo que hablamos durante las actividades o mientras las organizamos y gracias a que contamos con un profesor por cada cinco niños podemos dedicar unos minutos cada día para hablar con cada alumno personalmente. Les encanta contarnos sus vivencias, lo que crea momentos muy valiosos de inmersión en la lengua.

Libre expresión

Los niños son los principales actores. Los profes formamos parte de sus aventuras, les ofrecemos muchas opciones diferentes y divertidas para que mientras aprenden inglés puedan pasarlo bien y explotar sus cualidades artísticas, estratégicas, de negociación, deportivas, en la cocina y hasta en campeonatos de videojuegos.

Prueba una clase GRATIS
7

Años de diversión en Funhouse

230

Niños que han aprendido

2412

Horas de clases divertidas